Abrojos y Rimas: Corrado Messina

UNA CALLE CUALQUIERA

Crecí en una calle cualquiera,

esperando, cada día,

que regresara el verano,

para comer cerezas, sentado,

bajo el canto de las cigarras.

Y llevaba ovillos de paja

a los nidos de los pájaros.

Y migajas de pan,

cerca de las madrigueras,

de las hormigas,

para verlas caminar en fila india,

sobre el asfalto de una calle cualquiera.

Y me convertí en

un hombre cualquiera.

 

Siracusa, 2011

COMO VIENTOS

Creo que es mejor estar callados,

y no lustrar

este cielo, estrellado de infinito

con las palabras de dos seres,

precarios como nosotros.

Aún si nos amamos

hasta la trepidación,

y lo expresamos

con palabras eternas,

somos como vientos que se disuelven,

un poco más lejos de donde han nacido.

 

Siracusa, 2012

VIEJOS AMIGOS

Hey, amigo mío,

¿Eres todavía aquel buen pastor

que pastoreaba nuestras esperanzas?

¿Reconocerías todavía

aquellas vastas praderas

donde nacían nuestros sueños?

Al alba los llamábamos por su nombre,

por horas y horas los mirábamos,

sentados, bajo las frondas de los árboles.

Y ahora que el ocaso

le quita el color a la manzana,

¿dices que eran solamente ilusiones?

 

Siracusa, 2011

Del libro La tierra del titiritero

Traducción de Amelia González

 

Abrojos y Rimas: Corrado Messina

Corrado Messina (Milán, 1978)
Crece en las calles de varias ciudades de la isla más grande del Mar Mediterráneo; recibiendo influencias caleidoscópicas de su ecléctica tierra. Termina los estudios clásicos y sigue, autónomamente, varios caminos culturales. Actualmente es periodista, obrero y agricultor.

Escrito por La Mascarada

Loading Facebook Comments ...