Huellas de la luz y otros poemas de Marco Tulio Lailson

AVISO

Dice San Juan que viene caminando

por la llanura extensa de los días

con el hábito puesto en la confianza.

Lo dijo con la voz de su silencio

descalzo.

HUELLAS DE LA LUZ

I

 

Era una celda oscura y pestilente

la luz entraba sólo al mediodía.

Era el hábito en jirones,

los azotes a manos de los calzados

en la llaga de amor viva de San Juan.

Sardina y agua.

 

Era el rumor de las sandalias

en los pasillos del monesterio;

las llaves del hermano carcelero,

el chirriar de goznes.

Azotes.

Sardina y agua.

 

A la luz del medio día

los Cantares de Salomón,

los amores de la Sulamita,

son bálsamos de luz

en la noche oscura de San Juan.

Y ni el cerrojo

ni el rostro severo del Superior

ni el hermano carcelero

ni la mano de la soberbia sujetando el cordel

ni el zumbido del aire,

hacen mella

en el amor sereno de San Juan:

cristalina fuente.

Palpitan las aguas en el íntimo recinto,

brotan versos:

pájaros de luz que anidan en la memoria.

El tiempo se diluye entre las sombras.

En un único instante todo fluye.

El tiempo ya no es el tiempo.

 

II

 

El ruido del cerrojo.

Sardina y agua.

El golpeteo de las sandalias que se pierde en los pasillos.

El hábito en jirones vuelto cuerda.

La mano firme.

Un andar sigiloso.

La noche dilatada y su rebaño de estrellas.

El muro del monasterio.

Huellas en el aire descalzo,

en las riberas del Tajo,

en las calles desiertas de Toledo.

Extienden las alas la alborada,

cantan los páparos de luz.

RECORRIDO

Como el vuelo del ave solitaria,

polvareda de estrellas en rincones de la noche;

por laderas del alba

andamios del aire;

por la playa de un mar sin horizontes,

las riberas de un río que palpita;

por los huertos de almendros constelados,

por la senda escondida de las horas,

por la puerta de la palabra abierta

como un murmullo de silencio pasan

las huellas del amor descalzo de San Juan.

Written by La Mascarada

Loading Facebook Comments ...