Gracias Comedor: Cocina y evocación de Diego Morones

En el número 333 de la calle Colima se encuentra un refugio gastronómico que lleva por nombre Gracias Comedor. No es azaroso el sitio, pues Gracias resulta un concepto imbuido en la belleza de la cercana Fuente de Cibeles y las galerías de arte que lo circundan. El local es una amplia terraza donde la vista de la noche es imperdible; del mismo modo la luz cae sobre la madera oscura del mobiliario sobrio y elegante.

Gracias Comedor: Cocina y evocación de Diego Morones

En el acto de comer o, más bien, en dicho placer, convergen experiencias pasadas que están sedimentadas en la memoria y definen los contornos de la fruición actual. De tal manera, los nueve platillos que se ofrecen aquí se vuelven un verdadero festín de sabores varios que retrotraen un mundo de recuerdos y sensaciones.

Gracias Comedor: Cocina y evocación de Diego Morones

En ese sentido, el trayecto que el chef, Diego Morones, propone a sus comensales aprovecha particularmente tales resortes de la memoria que inician, justamente, con las primeras vivencias de éste en la cocina. Es así como la mayor parte de los platillos se basan en recetas que Diego aprendió de su familia y que ha intentado recrear, desde luego, con su sapiencia en la cocina como añadidura. Tampoco faltan referencias gastronómicas de otros lugares y épocas, es por ello que el menú se vuelve una experiencia rica en matices.

Gracias Comedor: Cocina y evocación de Diego Morones

Con todo, el desfile de sabores no sólo tiene al propio chef como su perfecto guía —pues literalmente relata un poco del origen del plato y refiere alguno de sus detalles importantes—; sus elementos están armoniosamente dispuestos para conformar una cena memorable en la que, por cierto, el vino de la casa es vertido según el placer del comensal ante tal o cual platillo.

Gracias Comedor: Cocina y evocación de Diego Morones
En suma, se trata de un menú donde hasta el mínimo detalle protagoniza, de uno u otro modo, la experiencia total. Aun así, vale la pena destacar la burrata con prosciutto con que inicia la cena, la textura precisa del callo de hacha y el cordero que se acompaña con un exquisito puré de camote.

Gracias Comedor: Cocina y evocación de Diego Morones

Al final del trayecto es obligado echar vistazo a una coctelería también sugerente con el fin de redondear la velada. La grappa que aquí se sirve tuvo ese carácter evocativo que Gracias Comedor persigue, pues, aunque tiene la impronta del Piemonte, para quien escribe estas líneas asimismo un dejo de la sveviana Trieste.

Puede reservarse en: https://gracias.kitchen/
 
Por Diego Mejía
 
Gracias Comedor: Cocina y evocación de Diego Morones

Gracias Comedor: Cocina y evocación de Diego Morones

Gracias Comedor: Cocina y evocación de Diego Morones

Escrito por Diego Mejía

Tradujo 'La corrupción del alma' de Italo Svevo (UNAM, 2016). Miembro del colectivo Poetaretusei432, afincado en Siracusa. Forma parte del equipo editorial de la revista Senderos Filológicos del IIFL.

Loading Facebook Comments ...