Creed: El legado de Apollo

creed1Una nueva entrega se añade al universo de Rocky, sin embargo, para el “Italian Stallion” ha llegado la hora de pasar la antorcha y ceder paso a un nuevo héroe en la famosa saga de películas de boxeo. Hay que recordar que la última vez que Rocky sube al ring se gana el mote de “Balboasaurio”. No obstante “Sly” debe aparecer y no dejará solos ni a sus fanáticos ni al nuevo protagonista.

Rocky había tenido experiencias no del todo satisfactorias entrenando a un desconocido (Tommy Gunn) y a su propio hijo, así que no accederá tan fácilmente a ser el mentor de alguien más, pero en esta ocasión hay circunstancias muy especiales.

La historia de Rocky es siempre la misma, el caballo negro, el relato de un luchador que viene desde atrás y exhibiendo una voluntad de acero formula el milagro. ¿Si siempre es lo mismo, qué nos atrae tanto de Rocky y qué nos motiva a conocer al nuevo campeón? Búsqueda, primera prueba, victoria, prueba final, recompensa: es la sencilla pauta de lo que se conoce como novela de aventuras y de la cual proviene gran parte de nuestra “épica moderna”. ¿Alguien se aburre de Melville o de Verne? Difícilmente, ¿alguien se aburre de Hollywood? Sí, cuando no hay frescura e innovación.

El caso de Creed es el de una perfecta conjunción entre la base de un clásico y nuevos elementos que derivan en algo digno de apreciarse. Personajes alusivos a las entregas anteriores están siempre presentes y se fusionan con los nuevos, entre los cuales destaca desde luego Adonis Creed, portador del legado de Apollo, quien lleva en forma complicada este vínculo, aunque le es imposible negar que tiene aquello, el “ojo del tigre”.

Balboa será el encargado de pulir esta joya en bruto, y presenciar el meteórico ascenso del hijo de Apollo y como en otras ocasiones, el nexo mentor-alumno se pondrá a prueba constante. Esto genera no sólo situaciones imbuidas en el drama, también nos permitirá apreciar la veta cómica, sobre todo a cargo de “Sly”.

En resumen, Rocky es la pelea de quien tiene todo por ganar y nada por perder (sólo en apariencia), Creed funciona en forma análoga, se trata de un encuentro en el ring y la preparación en busca de lo épico.

 
Por Diego Mejía
 

Escrito por Diego Mejía

Italianista, poeta y traductor. Estudioso de Italo Svevo, Matilde Serao, Gabriele D'Annunzio, Honoré de Balzac y Victoriano Salado Álvarez.

Loading Facebook Comments ...