Abrojos y Rimas: Itzel Patricia Ortega

EL POLVO

A nosotros nos daba miedo la casa tan pequeña,

nuestra habitación tan clara,

tan escalera, tan ventanales

contra los árboles y faroles del mundo

mientras el polvo se adhería a los objetos cotidianos.

 

El polvo, evento indescifrable,

la nada siendo

un hueso quebrado, una semilla,

una palabra excesivamente húmeda

desgranada por el tiempo,

reducida a su forma más elemental

 

partícula ahora inmutable

que pudo ser un pájaro, una mosca,

una célula muerta de mi propia carne

tan mirando siempre el vals del polvo,

tan enigma cada tarde a través de un hilo

tan rayo de sol por la ventana.

 

La luz ablandaba la casa,

traslucía el miedo

tan farol, tan árbol que amenazaba

con instalarse en la mesa, tan silencio,

mientras nosotros nos adheríamos a los objetos cotidianos.

CALZADA LEGARIA

Un gato blanco maúlla sobre la loza blanca

de la cocina. Abro la ventana.

Me gusta el patio interior de este edificio

y sus apartamentos apilados en perfecta concordancia.

 

 

Cada mañana prepara el desayuno

en bata la mujer del 401.

La miro siempre

como se mira una semilla germinada

sin querer por sobre las grietas del pavimento.

PASIÓN

 

 

 

Tu costado perfora mi lanza,

sangro una luz silenciosa,

espero a que regreses de la noche

pero tú no vuelves.

 

Quizá sea que no existas

y tu costado terrible

sea sólo el filo de la ausencia.

Abrojos y Rimas: Itzel Patricia Ortega

Itzel Patricia Ortega (Ciudad de México, 1992)
Escribe artículos de investigación que nadie lee. Hispanista por la UAM-I. Ha colaborado en diversos proyectos nacionales e internacionales. Trabaja a ratos para la Academia Mexicana de la Lengua, la UNAM, Harper Collins, entre otros. Le gustan los perros y los poemas.

Escrito por La Mascarada

Loading Facebook Comments ...